Saltar al contenido

Todo sobre el Ojo Seco

enfermedad del ojo seco
Ojo Seco

Enfermedad del ojo seco

Las lágrimas lubrican constantemente los ojos y evitan que la superficie se seque. Una persona que padece el síndrome o enfermedad del ojo seco carece de calidad y/o cantidad suficiente de lágrima como para mantener el ojo hidratado. Si deseas conocer más sobre esta enfermedad, te presentamos un artículo completo sobre ello.

Índice

¿Qué es el ojo seco?

El síndrome del ojo seco, también llamado ojo seco, enfermedad del ojo seco o queratoconjuntivitis seca, es una afección  común que ocurre cuando la cantidad o calidad de las lágrimas no logran mantener la superficie del ojo adecuadamente lubricada.

Según la definición revisada por TFOS DEWS II – The Tear Film and Ocular Surface Society Dry Eye Workshop II (2do Taller sobre el Ojo Seco de la Sociedad de la Superficie Ocular y la Película Lagrimal): “El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular, que se caracteriza por una pérdida de la homeostasis de la película lagrimal y que va acompañada de síntomas oculares, en la que la inestabilidad e hiperosmolaridad de la superficie ocular, la inflamación y daño de la superficie ocular, y las anomalías neurosensoriales desempeñan papeles etiológicos.

Expertos estiman que el ojo seco afecta a millones de adultos en todo el mundo y el riesgo de desarrollar este síndrome aumenta con el avance de la edad. Este síndrome puede afectar a cualquier persona, pero es más común en las mujeres, en comparación con los hombres.

¿Por qué se produce?

La enfermedad del ojo seco ocurre cuando la producción de lágrimas disminuye, hay alteración de la composición de lágrimas o las lágrimas se evaporan con mayor facilidad.

Esto sucede cuando ciertos factores se interponen en la salud del ojo, algunos de ellos son: envejecimiento, ya que la producción de esta sustancia acuosa se ralentiza con el avance de la edad, menopausia, enfermedades como artritis, medicamentos que produzcan efectos secundarios como anticonceptivos orales, antidepresivos, diuréticos, antihistamínicos y betabloqueantes; condiciones climáticas extremas como aire seco y vientos fuertes, traumas en el ojo incluyendo quemaduras, parpadeo infrecuente o incompleto, periodos de tiempo prolongados frente a la computadora o televisor, y por último, cirugía láser o cirugía de cataratas.

Ojo seco leve-moderado

Las personas con ojos secos leves-moderados por lo general requieren lágrimas artificiales o gotas oftalmológicas para ojo seco más de cuatro veces al día. Esta etapa no es tan severa y el síndrome no es tan fuerte, pero, aun así, es importante aplicar pomadas sin conservantes antes de dormir. Controlar el medioambiente también ayuda a las personas con ojos secos leve-moderado; esto es, alejar ventiladores del rostro, parpadear conscientemente con frecuencia, utilizar un humificador en los meses de invierno y beber mucha agua.

Ojo seco severo

El ojo seco severo requiere un tanto más de cuidado y atención. Y, afortunadamente, también hay tratamientos para este nivel del síndrome. Uno de ellos es la oclusión puntal, el cual es un procedimiento quirúrgico que tapa los pequeños drenajes en los parpados con tapones lagrimales. De igual manera, se pueden recetar antibióticos orales para ayudar a mantener las glándulas sebáceas de los párpados funcionando correctamente.

Anatomía de la lágrima: Producción lagrimal

Producción lagrimal

La película lagrimal que cubre la superficie del ojo tiene 3 capas: lípido secretado por las glándulas sebáceas en los párpados; solución acuosa a partir de la glándula lagrimal y mucosa.

La producción lagrimal es una secreción que varias glándulas vierten sobre la superficie ocular. El proceso involucra las glándulas de Krause, las células caliciformes que generan el componente mucoso, las glándulas de Meibomio que secretan el componente graso de cada parpadeo y termina con las glándulas de Zeis, las pestañas y las glándulas de Moll.

Componentes de la lágrima

Las lágrimas constantes (aquellas lagrimas que el ojo produce constantemente  sin que la persona se dé cuenta y que se encargan de mantener el ojo razonablemente cubierto de día y de noche) tienen tres componentes básicos, estos son:

  • Lipídica/graso

La capa de lípidos es una sustancia aceitosa que se encuentra en la parte superior de las lágrimas. Son creadas por las glándulas de Meibomio, que están ubicadas en los párpados inferiores y superiores. El objetivo primordial de los lípidos es ralentizar la evaporación de la parte acuosa de las lágrimas.

  • Acuosa

Este es el elemento principal de las lágrimas y es secretado por las glándulas lagrimales. La sustancia acuosa es realmente una solución salina que contiene varias vitaminas y minerales vitales para la función celular normal de los ojos. Estos elementos son importantes para mantener la capa superior del epitelio saludable y funcionando normalmente.

  • Mucínica/Mucoso

La mucina cubre la superficie del ojo y su objetivo principal es humedecer y ayudar a unir la capa de lágrimas al ojo. Sin la sustancia mucosa, pueden formarse puntos secos a lo largo de la córnea.

Ciclo del parpadeo

Las lágrimas se producen y se renuevan constantemente con cada parpadeo para lubricar con efectividad la superficie de los ojos. El ciclo del parpadeo comienza con el ojo cerrado;  luego,  a medida que se va abriendo, los sacos ubicados a los extremos inferiores succionan las lágrimas producidas. Una vez que el ojo se ha abierto completamente, parte de la lágrima se evapora y el ojo puede llegar a secarse pero cuando vuelve a cerrarse, se le aplica una capa de grasa a la lágrima y el saco se colapsa, vaciándose completamente en la nariz.

Tipos de ojo seco

Existen dos tipos principales de ojo seco. Es importante saber distinguirlos para lograr un rápido tratamiento y comodidad.

Acuodeficiente

El ojo seco con deficiencia acuosa aparece cuando falta el componente de agua en los ojos. Esto crea irritación y enrojecimiento en la esclera de los ojos.

Los efectos secundarios de algunos medicamentos, como los antialérgicos y los antidepresivos, pueden producir ojos secos deficientes en agua. Además, algunas enfermedades como el síndrome de Sjögren afectan las glándulas exocrinas, entre estas las glándulas lagrimales, lo que produce sequedad e irritación de manera significativa.

Evaporativo

El ojo seco evaporativo ocurre cuando el componente de agua de las lágrimas se evapora, dejando el ojo expuesto. Esto ocurre porque las glándulas sebáceas no pueden producir suficientes lípidos, permitiendo que el agua se evapore con mayor facilidad.

Síntomas del ojo seco

Aparte de la incomodidad y la dificultad de mantener los ojos abiertos por mucho tiempo, el síndrome de ojo seco también produce otros síntomas que merecen especial atención. Algunos de ellos son escozor o ardor, secreción, dolor y ojo rojo.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza no es considerado un síntoma exclusivo del ojo seco, pero una gran parte de las personas que sufren de este síndrome experimentan este síntoma de forma común.

Hay evidencias que sugieren que los ojos secos pueden causar dolores de cabeza o migrañas pero aun no está claro qué causa la conexión entre ambas condiciones.

Visión borrosa

La visión  borrosa es un síntoma bastante común de los ojos secos. Para una visión clara, las lágrimas deben tener el equilibrio correcto de agua, aceite y mucina para permitir que la película lagrimal se extienda uniformemente a través de la superficie de la córnea y permanezca intacta durante un periodo  significativo. Pero el síndrome de ojo seco desequilibra justamente esa combinación.

Causas del ojo seco

Existen diversas causas y factores que ayudan al desarrollo del síndrome de ojo seco. Estos son algunos de ellos.

Ordenadores

Pasar mucho tiempo en el ordenador, televisor o teléfonos celulares, reduce significativamente el patrón y velocidad de parpadeo, lo que hace que la lubricación sea ineficiente. El parpadeo sucede en un promedio de 10 a 15 veces por minuto, pero esto puede verse afectado por las pantallas de los diferentes aparatos electrónicos.

Lentes de contacto

A veces los lentes de contacto irritan el ojo y causan el síndrome del ojo seco. Cambiar a un tipo de lente diferente o limitar la frecuencia de uso puede ayudar a resolver este inconveniente.

Edad avanzada

El síndrome de ojos secos es más común en personas mayores. A medida que se envejece, el ojo produce menos lágrimas y los párpados se vuelven menos efectivos en su trabajo de extender la sustancia acuosa a  través de toda la superficie de los ojos.

Menopausia

Esto ocurre porque después de la menopausia, las mujeres no producen tantas lágrimas como antes a causa de los cambios y desbalances hormonales.

Contaminación ambiental

La contaminación ambiental causa problemas respiratorios en algunas personas, mientras que las partículas suspendidas que contienen hollín, humo, sulfatos, nitratos, polvo y caucho, también causan irritación en los ojos y pueden provocar el síndrome de ojo seco. En algunos países, de hecho, las personas recurren al uso de máscaras protectoras para nariz y boca, y gafas para ojo seco.

Sequedad del aire

El aire seco, ya sea fuera o dentro de un recinto cerrado, puede agravar el síndrome de ojo seco. Las personas que viven en climas secos son más propensas a desarrollar este síndrome, al igual que aquellas que habitan en grandes alturas.

Los ambientes interiores secos con aires acondicionados y calefacción también pueden llegar a tener el mismo efecto.

Vuelos frecuentes

Los aviones son los ejemplos perfectos de ambientes interiores secos, ya que su entorno está pesadamente envuelto en aire acondicionado y calefacción. Las personas que utilizan este medio de transporte de forma muy recurrente, pueden llegar a padecer de ojo seco.

Fumar

El humo producido por el cigarrillo contiene ciertos elementos químicos que irritan en gran medida los ojos. Por lo que no sólo aquellas personas que fuman pueden ser propensos al ojo seco, sino también las personas que se ven expuestas al humo de forma involuntaria.

Condiciones de salud

Hay una serie de condiciones médicas que aumentan el riesgo de desarrollar el síndrome de ojo seco. Una de ellas es la blefaritis o disfunción de la glándula de Meibomio, aquí los márgenes de los párpados se inflaman, lo que puede bloquear las glándulas que producen aceites para la película lagrimal. La blefaritis puede ocurrir a cualquier edad y en personas sanas, aunque a veces se produce como resultado de una infección bacteriana.

Otras condiciones incluyen: conjuntivitis alérgica, dermatitis de contacto, síndrome de Sjögren, lupus, esclerodermia, parálisis de Bell y VIH.

Medicamentos

Ciertos medicamentos producen efectos secundarios que ayudan a desarrollar el síndrome de ojo seco. Alguno de ellos son: antidepresivos, anticonceptivos orales, betabloqueantes, diuréticos, entre otros.

Deshidratación

La respuesta inicial del cuerpo a la pérdida de líquido es preservar la cantidad de líquido que aún permanece allí. Esto provoca varios síntomas de deshidratación como sed y sequedad en la boca, disminución de la producción de orina, calambres musculares, dolor de cabeza, y falta de producción de lágrimas.

El ojo seco se produce cuando no hay lágrimas suficientes para nutrir el ojo, y estas son necesarias para proporcionar una visión clara y una correcta lubricación.

Dieta baja en ácidos grasos omega-3

Estudios recientes sugieren que los ácidos grasos y omega-3 pueden reducir los síntomas del ojo seco. Ya que el omega-3 no puede ser producida por el cuerpo, es necesario una dieta que lo incluya. Estos increíbles compuestos se encuentran en pescados, especialmente en el salmón y las sardinas, y las nueces.

Una deficiencia de omega-3 puede ocasionar sequedad en el ojo, así como otros cambios en la apariencia, entre ellos: irritación y sequedad en la piel, perdida de cabello y uñas débiles.

LASIK y otras cirugías refractivas corneales

Algunas personas que han tenido cierto tipo de cirugía ocular con láser encuentran que tienen  el síndrome de ojo seco en las semanas posteriores a la cirugía. Estos síntomas generalmente desaparecen después de unos meses, pero en algunos casos persisten.

Pruebas para el ojo seco

El ojo seco es descubre mediante un diagnóstico clínico, realizado al combinar la información obtenida de la historia clínica, el examen físico y al realizar una o más pruebas de diagnóstico. Ninguna prueba individual es suficientemente específica para permitir un diagnostico absoluto del síndrome de ojo seco.

Examen ocular

Para diagnosticar el síndrome de ojo seco, se realiza un examen ocular compuesto de varias pruebas para determinar con seguridad la presencia del problema. Primero, se observa el tiempo de ruptura de lágrimas, la cual se determina midiendo el intervalo entre la instilación de  fluoresceína y la aparición de los primeros puntos secos en la córnea.  Después de varios parpadeos, la película lagrimal se examina utilizando un haz amplio de lámpara de hendidura con un filtro azul para la aparición de los primeros puntos secos en la córnea.

Luego se realiza la tinción epitelial con rosa de bengala, verde de lisamina y fluoresceína para evaluar la epiteliopatía. La prueba de Schirmer, por otro lado, se usa para probar la producción acuosa de lágrimas. Tradicionalmente, la prueba de secreción básica se realiza instilando  un anestésico tópico y luego colocando una tira delgada de papel de filtro en el fondo de saco inferior, para medir la secreción basal.

Diagnóstico del ojo seco

Para dar un diagnóstico completo y seguro del síndrome de ojo seco, es importante realizar las pruebas anteriormente mencionadas y completarlas con exámenes adicionales para cuantificar cada componente de lágrima individual.

Es importante realizar exámenes de los componentes lípidos, acuosos y de mucina o mucosidad.

Tratamientos del ojo seco

Existen varios tratamientos disponibles para el síndrome del ojo seco. Pero el tratamiento exacto dependerá de si los síntomas son causados por: disminución de la producción de lágrimas, evaporación rápida de las lágrimas, o si hay alguna otra condición subyacente.

Naturales

Los tratamientos naturales  son  la mejor forma de controlar los síntomas leves o moderados del ojo seco.

Aceite de Ricino orgánico y aceite de coco

Los aceites de ricino y de coco 100% orgánico contienen altos niveles de lubricación natural, vitaminas, minerales, ácidos grasos como ácido cáprico y ácido laúrico y también tiene propiedades antiinflamatorias que alivia la sensación de ardor y picazón. Solo es necesario poner unas gotas de estos aceites en los ojos y dejarlos actuar.

Vitaminas y nutrientes

El síndrome del ojo seco también puede ser el resultado de cualquier deficiencia de vitamina. De hecho, estudios han demostrado que la deficiencia de vitaminas D, B12 y A, está relacionada con el desarrollo de la condición. Por lo tanto, es importante  consumir alimentos como yemas de huevo, cereales naturales, yogurt, zanahorias, espinacas, brócoli, naranjas, entre otros.

De igual manera, es recomendable aumentar la ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos y omega-3 , como el salmón y las sardinas.

Aloe vera

Los beneficios del aloe vera son increíbles. Está compuesto de elementos bioactivos como etanol y acetato de etilo que exhiben propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. Para el ojo seco, solo es necesario aplicarlo en los parpados dos veces al día.

Aceite de oliva

El aceite de oliva contiene ácidos grasos como el ácido oleico y el ácido linoleico, que lo hacen extremadamente útil para lubricar y reponer la humedad perdida en los ojos. El aceite de oliva no se aplica directamente en el ojo, solo se debe masajear los parpados y dejar que se absorba de forma natural.

El consumo de aceite de oliva también tiene beneficios, no solo puede prevenir la degeneración macular, sino que se ha comprobado que sus efectos antiinflamatorios pueden aliviar los casos de ojo seco.

Cápsulas de aceite de pescado

El aceite de pescado es uno de los mejores remedios para tratar los síntomas del ojo seco. El aceite de pescado contiene una rica cantidad de ácidos grasos y omega-3, que ayuda a mejorar la visión y la salud de la retina.

Homeopático

El síndrome de ojos secos puede ser eficientemente controlado con soluciones homeopáticas naturales. Estas son solo algunas de ellas

Aconitum

El aconitum es la mejor medicina natural homeopática para ojos secos por ansiedad y con un marcado enrojecimiento. Este remedio actúa como un excelente agente para disminuir el enrojecimiento de los ojos.

El aconitum es también una medicina homeopática natural de gran ayuda para proporcionar alivio del dolor en los ojos que empeora con el movimiento frecuente de los parpados.

Belladona

Para aliviar el ojo seco al despertar, Belladona es un remedio homeopático natural muy beneficioso. También el mejor remedio cuando los ojos se sienten pesados con el dolor  y comienza a aparecer enrojecimiento, calor y picazón.

Natrum Mur

La medicina natural Natrum Mur es considerada el mejor tratamiento homeopático para los ojos secos, cuando la condición empeora con la lectura. Ayuda a aliviar el dolor ardiente y punzante en los ojos con sequedad y alivia la sensación similar a la arena en los ojos y la visión difusa o borrosa con los ojos secos durante la lectura.

Lágrimas artificiales/colirios

El mejor colirio para ojo seco es aquel que tiene una alta viscosidad y que  son más parecidos a un gel, para proporcionar una lubricación de mayor duración. Las lágrimas artifíciales o colirios son un excelente tratamiento para personas con ojo seco leve o moderado.

Gotas con ácido hialurónico

El ácido hilaurónico ayuda a humedecer la superficie del ojo de una manera muy similar al propio líquido lagrimal del cuerpo. Forma una película protectora transparente de larga duración en la superficie del ojo, ayuda a la regeneración de la córnea y disminuye la sensación de irritación y el enrojecimiento.

Las gotas para ojos fabricadas con suero autólogo mejoran considerablemente los síntomas del ojo seco y la calidad de vida de las personas. Son altamente beneficiosas porque contiene concentraciones diluidas de vitaminas y factores de crecimiento que son importantes para la salud del epitelio corneal. Prevención del ojo seco

A medida que envejecemos, corremos más riesgo de sufrir el síndrome de ojo seco crónico, especialmente si se es mujer y se está pasando por la menopausia. Pero hay ciertas maneras de prevenirlo para que no afecte nuestra vida diaria.

¿Cómo prevenir el ojo seco?

Dieta

Una dieta balanceada llena de vitaminas, minerales, proteínas y grasas saludables, puede ayudar a prevenir en gran medida el síndrome de ojo seco. Es necesario incorporar alimentos verdes como espinaca, brócoli, acelga; grasas como nueces, frutos secos, salmón, sardinas; y cereales complejos como avena y trigo.

Omega-3

El omega-3 es un aceite maravilloso que tiene increíbles propiedades tanto para el cuerpo, el cerebro, como para los ojos. Es importante tomar suplementos de aceite de pescado todos los días para recibir sus beneficios y prevenir los síntomas del ojo seco.

Evitar

Es importante evitar ciertas cosas para prevenir la enfermedad de ojo seco. Algunas de ellas son:

  • evitar pasar tanto tiempo sentando frente al televisor,
  • utilizar gafas de ordenador,
  • evitar los ambientes secos con aires acondicionados,
  • utilizar gafas para ojo seco al salir a la calle y gafas de sol herméticas para el ojo seco,
  • usar un antifaz para dormir,
  • entre otros …

Preguntas Frecuentes

¿El ojo seco se cura? ¿Cómo curar el ojo seco?

Infortunadamente, no. El síndrome de ojo seco es una afección constante y crónica que los tratamientos son incapaces de curar.  Pero los síntomas como sequedad, escozor y ardor se pueden controlar con éxito.

¿El ojo seco sólo se tiene en un sólo ojo?

Ciertamente puede haber una asimetría en el síndrome del ojo seco, pero aunque sea posible, no es muy común. Menos de un 10% de los pacientes que tienen esta condición, la padecen en un solo ojo.

¿Tiene complicaciones el ojo seco severo?

La mayoría de las personas no experimentan complicaciones causadas por el ojo seco. Sin embargo, si no se trata, puede provocar síntomas preocupantes. Algunas consecuencias de ojo seco son: infecciones oculares más frecuentes, cicatrización en la superficie del ojo, engrosamiento de la superficie corneal, defectos epiteliales, ulceraciones corneales, neovascularización y cicatrización corneal, adelgazamiento de la córnea e incluso perforación corneal.

¿El ojo seco puede provocar un ojo lloroso?

Sí, aunque parezca raro e ilógico. Esto sucede porque la resequedad de la superficie del ojo sobreestimula la producción del componente acuoso de las lágrimas.

¿Qué medicamentos pueden causar ojo seco?

Los medicamentos que pueden causar el ojo seco incluyen medicamentos para la hipertensión, como los agentes de acción central y los diuréticos; antihistamínicos y descongestivos; hormonas; antidepresivos; analgésicos como ibuprofeno y lortab; y agentes dermatológicos.

¿Cómo aliviar el síndrome de ojo seco?

Hay múltiples tratamientos para aliviar los síntomas del ojo seco, algunos naturales, otros químicos, pero ambos funcionan y controlan los factores más molestos de este síndrome.